Fez y Merzouga

Después de tener el placer de conocer la ciudad azul, nos dirigimos hacia Fez.  Uno de los lugares  más famosos y conocidos en esta ciudad es la medina, la cuál es de las más viejas que hay en Marruecos, sin embargo, esta no fue nuestra primera parada. Nuestra primera visita en Fez fue en el Palacio Real, es uno de los más grandes y antiguos de Marruecos. No es permitido ingresar al palacio,  por lo tanto nos tuvimos que conformar con apreciar las puertas que dan al mismo. Las puertas tienen diferentes tamaños, representan los 7 días de la semana y los 7 niveles de la monarquía. Yo me imagino que si ya la entrada y estas puertas por sí solas son bellísimas, así como los detalles, entonces el palacio debe ser magnífico.

DCIM100GOPROG0051383.
Palacio Real de Fez, Marruecos.

Posteriormente del palacio nos llevaron a un mirador, desde ahí se podía observar la medina y su inmensidad, pero antes de conocer este lugar nos dirigimos a una fábrica de cerámica. No tienen idea las bellezas de cosas, vasos, platos, lavamanos, de todo. Yo entré y lo primero que pensé fue que si mi mamá estuviera ahí se volvería loca jeje bueno digamos que las fotos que le mostré hicieron el mismo efecto. Nos mostraron todo el proceso que realizan, de verdad que si no lo hubiera visto con mis propios ojos diría que es imposible que todo lo hicieran a mano, pero créanme, cada pieza es hecha totalmente así, es increíble lo talentosos  y creativos que son.

IMG-20150307-WA0014
Fábrica de cerámica, Fez, Marruecos.
IMG-20150307-WA0020
Fábrica de cerámica, Fez, Marruecos.

Una vez que terminó el recorrido por esta fábrica, fuimos a la entrada de la medina, aquí almorzamos primero antes de empezar nuestro recorrido por esas callecitas angostas; para los que se preguntan si aquí también habían gatos merodeando mientras comíamos, la respuesta es sí, unos cuantos habían. Una vez que todos terminamos de almorzar, entramos a la medina, aquí nos aconsejaron mantenernos unidos, no dispersarnos y siempre seguir al guía, esto porque es muy fácil perderse, ya había pasado antes, nos contaron que algunas personas se habían perdieron por días, quién sabe si era cierto, la cuestión es que nosotros les creímos y nunca nos separamos. En la medina hay tiendas, casas y están las curtiembres también, cuando ingresamos nos dieron una ramita de hierbabuena, al principio  no entendimos para qué era pero una vez que subimos  nos dimos cuenta, el olor del cuero era insoportable, gracias por esa ramita, nos salvó.

20150304_193038
Curtiembres, Fez, Marruecos.

Después de nuestra experiencia en Fez, seguimos nuestro camino, creo que a la parte que todos esperábamos con más ansias, Merzouga, aquí es donde se ubica el Erg Chebbi, el cuál es el único erg (región arenosa de un desierto) que se encuentra en Marruecos. De camino tuvimos que pasar por el  Atlas Medio, es una cadena montañosa, era de noche y la mayoría íbamos dormidos, de repente algunos nos despertarnos solamente para asombrarnos, al abrir los ojos y ver por la ventana quedamos boquiabiertos al ver que estaba nevando y no era la primera vez que veíamos nieve, simplemente nos parecía increíble que en Marruecos nevara, ninguno sabía, fue súper lindo  tener la oportunidad de observar y apreciar los diferentes paisajes que este país tiene para ofrecer.

Ya en Merzouga lo primero que hicimos fue un tour 4×4 por las dunas, estuvo demasiado chiva, íbamos en el techo de un Defender, realmente disfrutamos mucho esta aventura. Ese mismo día pasamos la noche en el desierto, salimos un poco antes del atardecer en dromedario, esos animales son realmente altos, al principio da un poco de miedo subirse y uno siente que se va a caer porque al caminar se les hunden mucho las patas, pero ya al cabo de unos minutos uno se acostumbra, se le quita el miedo y empieza a disfrutar del viaje. Al cabo de una hora llegamos donde estaban ubicadas las jaimas, las tiendas típicas de los nómadas del desierto, lo primero que hicimos fui subir a una duna para apreciar mejor la inmensidad del desierto, ya después tuvimos una cena elaborada por los bereberes, estaba deliciosa. En la noche aprovechamos un rato para hablar con los locales, es impresionante la sabiduría y experiencia que tienen estas personas, nos llamó mucho la atención que ellos hablan varios idiomas, entonces para no quedarnos con la duda, le preguntamos a uno de ellos cómo hacen para aprenderlos, su respuesta fue simple: “La escuela de la vida”, no reciben clases ni usan ningún  método académico, simplemente con el día a día y con el paso del tiempo los van aprendiendo de los mismos turistas.

DCIM100GOPROG0411606.
Merzouga, Marruecos.
DCIM100GOPROG0191478.
Merzouga, Marruecos.
DCIM100GOPROG0441632.
Merzouga, Marruecos.

Para terminar la noche nos reunimos todos alrededor de una fogata, a cantar y bailar con los bereberes, tienen un espíritu y una energía muy bonita, que transmiten a las demás personas, son muy amenos, gentiles, serviciales, divertidos.  Fue una noche llena de aprendizaje y de mucha diversión, una noche que realmente nunca voy a olvidar y que siempre voy a recordar con mucho cariño, porque siempre que lo hago,  automáticamente se me dibuja una sonrisa en la cara.

Espero que les haya gustado mucho esta entrada y hasta la próxima.

Raque


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s